miércoles, 8 de diciembre de 2010

Tioman: playas, buceo, naturaleza y... relax (si quieres)


Malasia tiene algunas islas que te hacen sentir afortunado por vivir en este país. Y aunque no todas las playas son igual de buenas, hay algunas que están al mejor de los niveles. En este caso estoy hablando de la playa de Salang en la isla de Tioman, a la que fui dos veces en un mes.


Desde Kuala Lumpur hay dos formas de llegar:
  • Opción 1: unas 4 horas y media de autobús nocturno y 2 horas de ferry
  • Opción 2: unos 50 minutos de avión de hélices
El sitio principal y capital de la isla es la zona de Tekek Village. Pero la playa de Tekek, ni es gran cosa, ni tan siquiera menor cosa; no está muy limpia, está un poco desangelada, tiene muchas piedras y los resorts son un poco cutres.

Así que si tienes un poco más de paciencia y sigues otro rato en el ferry o te coges una lancha motora, te plantas en la zona noroeste donde está la mencionada playa de Salang.

Mientras llegas y desembarcas, miras a tu alrededor, y te encuentras de nuevo en un paraíso. Y otra vez se parece a la isla de Lost (madre mía cuánto daño ha hecho esta serie).


Como isla que es, los mayores atractivos de Tioman son naturales. Y como isla del Pacífico (bueno vale, el Mar del Sur de China), uno de los principales atractivos es el buceo o scuba diving y el buceo con tubosnorkel.


Se puede también hacer trekking por las colinas de la isla, ya sea hasta bahías/playas vecinas (si ha llovido te pondrás de barro hasta los hombros), o hasta alguna cascada.

De hecho, vayas a la playa que vayas hay una serie de "paquetes" que contratas y te llevan en barca motora por unos cuantos sitios de la isla (beach hopping y otras actividades), como hice con los nuevos de la tropa de KL.


También hay una islita enfrente de la playa de Salang, Pulau Soyak. Cuando fui con la tropa de Singapur, nos alquilamos una canoa y a golpe de remo y brazada nos plantamos allí... en una media hora. No estamos acostumbrados a la canoa...


Eso sí, con la cantidad de lapas y demás crustáceos que están pegados en las rocas de la orilla, tanto subir como bajar nos costó un rato y unos cuantos rasponazos/heridas...

Lo estamos viendo todos un poco crudo...

Y no nos olvidemos de lo principal y más visible de todo: las playas (¿he dicho ya que recomiendo Salang?); arena blanca y limpia, y agua clara.

Parte de la playa de Salang

Respecto a fiesta, no tiene tanta como en Perhentians o Langkawi, principalmente tiene la que tú o tu grupo de amigos quiera ponerle. No hay "garitos" como tal, salvo para cenar. Así que lo montamos nosotros con las mesas de madera al pie de la playa, pequeñas tiendas que venden cerveza, hamacas colgadas entre dos palmeras... ¿Y para qué se necesita más?

Esto no es vida... es un bidón...

Solo hay algo que no me gusta de Tioman, y que no me encontré la primera vez pero sí la segunda: los sandbugs, una especie de pulguitas que no se ven, pero andan por ahí, y pican, y las picaduras digamos que tardan "un ratillo" en irse... Pero no son motivo suficiente para no ir.

Ahora ya es temporada baja en Tioman y puede llover más, pero en temporada alta, es un destino de playa de fin de semana (a poder ser "extendido") asequible, sencillo (omitiendo los transportes) y muy, pero que muy recomendable.

No hay comentarios :