viernes, 11 de junio de 2010

Fórmula 1: Gran Premio de Malasia 2010


Uno de los alicientes que hacen que Malasia (y en concreto Kuala Lumpur) se llene literalmente de gente durante una semana es la máxima competición del motor: el Gran Premio de Fórmula 1 de Malasia; este año, a principios de abril, justo antes de mi particular aventura de hospital.



Debido a fiestas varias, recepciones (Óscar, marcianito de Taiwán) y cumpleaños, no fuimos a los entrenamientos...

De fiestaca en Kuala Lumpur

...pero el día de la carrera, nos fuimos para allá: Dani (el marcianito... ¡de Grecia!), su compañera María, y yo.

¡La codiciada entrada de la F1!

Junto con tropecientos aficionados más, realizamos ese trayecto que ya me conocía, y nos plantamos una vez más en el circuito de Sepang.


Entrando por el recinto, Petronas dominaba completamente la publicidad; con el ex-Káiser Schumacher en las filas de Mercedes GP, equipo al que patrocina, aquello parecía un monopolio total.


Así que aproveché a hacerme una foto con el archi-patrocinador en una especie de "photo-call".


Por ahí estaban también los conocidos "tifosi" de Ferrari. ¡Y este año estamos de su lado!


En uno de los stands estaba uno de los coches con los que corrió el mítico Ayrton Senna:


Y por fin nos dirigimos a nuestra grada.


Muy buen sitio, la verdad. Se ve gran parte del sector 2, y toda la recta del sector 3. Grada Topaz, al lado de la Torre, justo antes de la curva 15. Es decir, donde está la chincheta roja en el gráfico:


Entonces empezó el pre-espectáculo, con 3 cazas militares haciendo una exhibición de acrobacias.


Y a eso de las 13:45, empieza la ceremonia de apertura: gente famosa, himnos, parrilla de salida... Afortunadamente teníamos justo delante un panel luminoso gigante con todas las imágenes en directo.


Y por fin empezó la carrera, con Webber saliendo con su Red Bull desde la Pole.


Los coches hacían un ruido atronador que, si no te pones los tapones en los oídos, la verdad es que hacía daño al tímpano. Y más aún en el punto donde estábamos nosotros (punto de máxima velocidad). Lo sé porque tardé unas cuantas vueltas en fijarme bien los tapones.

En fin, ya con la carrera lanzada, mi cámara de fotos no es gran cosa así que pude cazar algún coche al vuelo.


Y hablando de ex-Káiser... justo delante de nosotros rompió su motor, se bajó del coche, se quitó el casco, saludó a la grada, y se largó en moto.


En fin, el resultado fue igualmente malo para Alonso, que rompió el motor a 2 vueltas del final después de haber hecho una carrera brillante sin embrague.

Del resto de la crónica ya se han encargado otros, así que me la ahorraré. Simplemente decir que ganaron los Red Bull, Vettel y Webber (en ese orden) tras dominar toda la carrera, seguidos del Mercedes de Rosberg (el discípulo que adelanta al maestro), y que no cayó ni una gota de agua en toda la carrera, cosa muy extraña para ser el Gran Premio de Malasia.

Ya de vuelta en KL, la visita de los marcianitos griego y taiwanés terminó con cena en la Lola y las fotos de rigor en las Petronas...


...con el omni-patrocinador de todo el tinglao!


1 comentario :

Aloriel dijo...

¡Esos son MiG-29 señor!

Me alegro de verte recuperado.