viernes, 10 de junio de 2011

Cosas de vivir en (Mal)Asia: el club de las esposas "obedientes"


Tal como los medios se han hecho eco estos días, una señora de Malasia (es malaya para más señas) ha fundado, con unas cuantas señoras más, el Club de las Esposas Obedientes.
Sí, has leído bien. Por si no te lo crees, las fuentes están al pie de la noticia. Y aunque sean de medios occidentales, yo soy testigo de que el asunto está en el candelero en Kuala Lumpur.

La polémica Maznah Taufik
Veamos: lo que este club defiende y promulga principalmente es que la principal causa de males como la alta tasa de divorcios, la violencia doméstica, la infidelidad, la prostitución, etc. que se produce en Malasia se debe a que las esposas no saben complacer a sus maridos y no son "obedientes". Cada vez que menciono esta última palabra me vuelven a rechinar los dientes.

Lo cierto es que nadie le puede decir a esta señora con la verdad en la mano que no está bien lo que está haciendo (y eso que yo mismo doy por sentado que no está bien), porque en principio no hace daño a nadie con ello. Pero insisto, a mí, y supongo que a la mayoría, no os encaja, y hasta os parecerá una aberración.

Inciso: Digamos que no está mal ser obediente (podría considerarse como algo negativo en algún caso, pero generalmente tiene connotaciones positivas). Sin embargo, en este caso, cuando hablamos de obediencia estamos hablando de sumisión.

Desde mitad del siglo XX más o menos, se defiende en Occidente la igualdad como uno de los pilares de nuestra sociedad (aunque todos sepamos que la implementación está lejos de ser ideal, ha tardado, y el Sistema está lleno de huecos y defectos). Aquí sin embargo, concretamente en esta sociedad musulmana, es la mujer la que debe aceptar (en general y con algunas salvedades) lo que diga su marido.

El club hace mucho hincapié en evitar el divorcio, la infidelidad o el adulterio. Muy loable, pero ¿por qué? Porque consideran que si un hombre se va con otra mujer o tiene pensamientos impuros con ella, no es culpa suya; la culpa será de la lagarta "que le ha seducido para atraparlo en sus redes", y de su mujer, que no le supo tratar en condiciones.
¿Cómo evitar el que es, según ellas, principal motivo de divorcio entonces? Uno de los puntos principales y más polémicos del club dice:
«Toda buena esposa,por muy cansada que esté al final del día, debe recibir a su marido con ropa sexy [...] y estar dispuesta a satisfacer cualquier deseo o necesidad sexual de su marido. [...] Debe comportarse en casa con su marido como la mejor de las prostitutas de más alta gama.»
Es decir, cuando el marido tiene necesidades, apetitos, etc., lo que hay que hacer es satisfacerlos todos. Y con creces. Vamos, que no le queden ganas ni aliento de largarse por ahí con nadie. Relativamente lógico... pero sólo relativamente. De hecho en el club se dan clases de sexualidad y se enseña explícitamente a complacer a los maridos con prácticas y "talleres" (ejem).

Como os podéis imaginar, los grupos de derechos humanos han puesto el grito en el cielo con todo este asunto, tanto en Malasia como en el resto del mundo. Y muchas personalidades de Malasia, incluyendo ministros, también.

En fin. En un país en que el reparto de estudiantes universitarios es del 65% para la mujer, resulta triste que haya gente (y en este caso concreto mujeres) con esta clase de iniciativas cuando menos retrógadas y cutres.

Fuentes: La Vanguardia | Reuters (en inglés)

4 comentarios :

Reena dijo...

Pero es que Asia es asi. Una de las cosas que dicen los ang moh que se ennovian con asiaticas es que lo que mas les gusta es lo sumisas que son los asiaticas, que se preocupan mas de pelarle la manzana al novio y de estar monas 24/7 que de esas cosas banales de las que nos preocupamos las mujeres occidentales.

Jago dijo...

Yo llevo un par de meses con una chinita malasia y es cierto, son muy obedientes y diría incluso sumisas. Sin embargo, yo mismo le digo que no diga amén a todo lo que yo digo, que quiero que tenga carácter propio. Que luego resulta que esta utopía no es tan ideal.
Por otro lado, insisto que lo que enseña este club parece muy muy focalizado en domesticar a las muchachas musulmanas (que por otro lado vienen ya domesticadas) sobre todo en el TERRENO SEXUAL, más que en cualquier otra cosa.

Reena dijo...

Bueno, y cual crees que es el origen de ese libro tan venerado llamado Kamasutra? era un manual para educar a las jovencitas en diversos artes para entretener a sus maridos.

Jago dijo...

Hmmm no sé mucho sobre el Kamasutra, pero por lo que dice la Wikipedia creo que es algo bastante más amplio, complejo y elaborado de lo que dices. Tiene pinta que ese libro se hizo para los dos miembros de la pareja y no sólo para educar a las mujeres.
Creo que no sería aplicable a este caso, en que parece ser el Islam el principal responsable.